Please reload

Entradas recientes

Hipersensibilidad Táctil

January 8, 2018

1/9
Please reload

Entradas destacadas

Influencia del uso de los andadores en desarrollo del bebé ¿Beneficios o riesgos?

Acompañar el desarrollo de un bebé implica tomar una serie de decisiones: si debe o no debe usar chupete; cuánto tiempo dura la lactancia materna; hasta cuándo dejo de usar los pañales, etc. Una larga lista de cosas sobre las que no es fácil ponerse de acuerdo, sobre todo, cuando la voz de los especialistas interfiere con las costumbres, ya que, en materia de crianza, la tradición suele imponerse como la mejor opción, aunque no siempre sea la más adecuada.

 

Tal es el caso del Andador, un dispositivo móvil, el que está compuesto por estructuras rígidas circulares dentro de las cuales se introduce al bebé. La parte superior es suficientemente estrecha para que el niño encuentre apoyo seguro, mientras que la base es más ancha para facilitar el movimiento de los pies.

 

Los bebés son colocados en los andadores, entre los 5 a 8 meses de edad, por diversos motivos: mantener a los niños ocupados, comenzar a andar y fortalecer sus piernas o porque significa cierto alivio para los padres, quienes podrán realizar sus tareas sin tener que cargar al bebé o para evitar su llanto.

 

Pero, ¿Son realmente beneficiosos para el desarrollo motor de nuestros hijos? A continuación, se intentará explicar cuáles son los beneficios y cuáles son los riesgos de un  andador.

 

Los beneficios son pocos y básicamente para los padres, ya que ayudan como se mencionaba anteriormente, a aliviar sus tareas y permitirles realizar sus actividades dentro de la casa sin tener que estar pendientes de su hijo, así como también, los niños parecen entretenerse al estar dentro de estos andadores, ya que hoy en día vienen con accesorios y juegos agregados, que los hacen muy lúdicos y entretenidos.

 

Ahora bien, la lista de elementos en contra del uso de este dispositivo es mucho más amplia. De hecho, no todos los andadores vienen bien equipados y con una base estable que impida, si el niño frena, volcarse con el andador.  La mayor cantidad de accidentes por andador, son producto de caídas por las escaleras, o porque no cuentan con un sistema de frenado adecuado.

 

Además, el andador le entrega al bebé, la  posibilidad que antes no tenía, para llegar a ciertos lugares donde pueda tomar objetos que sean peligrosos para él, como, por ejemplo, enchufes, cables, estufa, etc.

 

El principal riesgo que existe y por lo cual deberíamos evitar comprar un andador para nuestros hijos, es por el hecho de que a nivel músculo esquelético y de su desarrollo sensorio-motor, ocurren varias situaciones:

 

1. Limita la exploración del bebé en su entorno, lo que impide adquirir patrones adecuados para cuando comience a caminar.

 

2. La información sensorial (fundamental para el desarrollo posterior del niño) que adquiere desde la superficie, al estar en contacto con él, a través de sus manos y pies, se pierde debido a que se mantiene saltando o en punta de pies.

 

3. El bebé mantiene una postura en punta de pies constante, que puede mantenerse con el tiempo.

 

4. Tanto huesos, articulaciones y músculos aún no están preparados para recibir una carga de peso tan grande, como lo es estar de pie. 

 

5. Evita la correcta activación de la musculatura de su tronco y abdomen, necesarios para proteger su columna y permitir los movimientos en posición de pie, debido a que el bebé se carga sobre el andador (en posición semi sentado) sin generar ninguna contracción de sus músculos.

 

6. El andador provoca que la mayoría de los bebés se salten la etapa del gateo, la que permite comenzar a activar ambos hemisferios del cerebro, lo que contribuirá a adquirir un mejor desarrollo de funciones superiores involucradas en el movimiento y funciones cognitivas que le entregarán recursos para desenvolverse con autonomía en su ambiente.

 

 

Como se puede apreciar este dispositivo móvil presenta muchas más desventajas que ventajas, por lo que no es aconsejable su uso.

 

En Canadá, se prohibió su fabricación desde el 2004, (la fabricación se refiere a la venta, importación y anuncios de andadores modificados y de segunda mano).

 

Por lo anteriormente expuesto, debemos estar conscientes sobre los daños que puede provocar en nuestros bebés la compra de los dispositivos en comento, e informarnos siempre antes de adquirirlos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter